Cómo envasar conservas al vacío

Después de cocinar los alimentos, llega el momento de envasarlos al vacío para su conservación. Lo más fácil es utilizar botes de cristal, que hemos esterilizado previamente (consulta aquí cómo esterilizar botes de conservas). Lo mejor es prepararlos justo antes de usarlos, ya que en cuanto entren en contacto con el aire se pueden contaminar, así que se esterilizan y se dejan boca abajo hasta el momento del uso.

Cogemos el relleno que hemos preparado, y rellenamos los botes casi hasta arriba, dejando un centímetro vacío, de uno en uno. A continuación cerramos bien el bote con la tapa. Una vez realizamos este proceso con todos, los colocamos en una olla grande para que queden separados y no toquen unos con otros. También podemos poner un paño en el fondo para evitar que choquen entre ellos y se puedan romper. Rellenamos la olla de agua hasta cubrir los botes,  y ponemos al fuego para llevar a ebullición. Cuando comience a hervir bajamos el fuego y mantenemos el hervor durante 20 minutos. Este proceso es lo que se llama realizar el vacío al baño maría.

Pasado este tiempo, retiramos los botes de uno en uno y se colocan boca abajo en la encimera y se dejan enfriar. De esta manera nos aseguramos que quede bien hecho el vacío en todos los tarros.

En alguna ocasión he utilizado el método de rellenarlos con los alimentos calientes y ponerlos directamente boca abajo. Es un método mucho menos fiable que el anterior, pero también mucho más rápido. Lo hago sobretodo en salsas de tomate y cuando sé que no durará mucho en la despensa.

Etiquetas:
Categories: Despensa

Aún no hay comentarios, deja el primero

Deja un comentario

Nota: Los comentarios en la web reflejan la opinión de sus respectivos autores, y no la opinión de la web. Los usuarios deben evitar insultos y expresiones vulgares. Se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que considere el administrador.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*